Feeds:
Entradas
Comentarios

Uff, qué trajín que llevo por la diosa! ¡No escribo desde octubre! Cierto es que tenía algo por ahí a medias, pero ni lo he acabado ni me apetece. Os doy una pista, iba de cine, ¿la peli? Una de Lynch. ¿Cuál? Jo, si os la digo sabréis tanto como yo. Bueno… era Mulholland Drive.

Para los que le interese. Ya hace tres meses que vi la luz, me mudé y restauré mi vida en Barcelona. Soy feliz, simple y llanamente. Y por eso no escribo.

La felicidad me ocupa las 24 horas del día y no me da tiempo para más…

Supongo que cuando me calme, volveré…

La mer

La mer
Qu’on voit danser le long des golfes clairs
A des reflets d’argent
La mer
Des reflets changeants
Sous la pluie

La mer
Au ciel d’été confond
Ses blancs moutons
Avec les anges si purs
La mer bergère d’azur
Infinie

Voyez
Près des étangs
Ces grands roseaux mouillés
Voyez
Ces oiseaux blancs
Et ces maisons rouillées

La mer
Les a bercés
Le long des golfes clairs
Et d’une chanson d’amour
La mer
A bercé mon coeur pour la vie

Bueno querid@s, hace unos días tomé una importante decisión, mudarme a la Ciudad de la Luz. Que no… Que no me voy a París… que me voy a Barcelona!

Después de dos semanas intensivas de búsqueda y captura de piso, por fin, he encontrado el sitio perfecto. Lo irónico del asunto es que el sitio perfecto sea una oficina… pero todo tiene su explicación.

¿Alguien se ha enfrentado a la ardua labor de buscar un techo bajo el que dormir? Pues yo es el segundo en lo que llevo de año, así que los que ya hayáis pasado por esto os recordará vuestras más terribles pesadillas y los que tengáis que hacerlo quizá os quite las ganas… No, en serio, es duro (bueno no tanto) pero reconfortante.

El problema ha sido el handicap de encontrar algo medianamente decente en dos barrios de Barcelona que llevan construidos muchos años. En las zonas de nueva construcción es relativamente “fácil” ya que los edificios nuevos o bien al no venderse hacen alquileres con opción a compra o bien ya fueron construidos como pisos pequeños que no salieran muy caros y se alquilan como estudios. Además, son muy monos, todo modernito y apañado.

Pero cuando quieres algo en barrios de rancio abolengo como Sant Andreu o que hace ya muchos años que se desarrollaron como Prosperitat, la cosa se pone muuuuy chunga…

Para empezar, lo más moderno que vas a encontrar es de hace 30 años. Y si el propietario vivió allí alguna vez, igual, con suerte, está reformado y es casi aceptable pero si no… si va de serie… es una pesadilla setentera del más pésimo gusto. A mi me mola lo retro, pero amig@s, lo que he llegado a ver no era pop art ¡era una peli de Pajares y Esteso!

Y qué precios…

Mi presupuesto era hasta 600€, que por cierto, para ser un alquiler me parece realmente abusivo. Pero vaya, que da igual que estés en Barcelona que en Granollers, por menos de ese precio no encuentras nada. 

Pero vamos a catalogar, ya sabéis que me gustan las etiquetas.

Tipo A – El zulo

Desesperante. Atención a las palabras de los anuncios “Estudio tipo loft”, “precioso loft”, “loft de un ambiente”…etc, etc.

Loft y loft y loft con loft. Es decir una habitación de 20m2 donde le han empotrado una cocinita y un baño y  donde tienes que utilizar la cama de sofá por que no te cabe nada más.

Alucina, vecina. ¡¡¡¡ Hasta 600 eurazos por una habitación !!!!! ¿pero dónde tiendo yo la ropa? ¿dónde coloco mis libros? Eso sí la de 600€ tenía una terraza más grande que la habitación en sí, pero… ¿y qué? Los demás no tenían nada y valían 530!

Pero el más alucinante fue un zulo-cueva en las profundidades de un segundo piso que sólo tenía una ventana que daba a un patio de vecinos de 2×2 a 380€. ¿Cómo te quedas? ¡Y de los setenteros! ¿Habéis visto alguna vez una caravana-roulotte Burstner de los 80? ¡¡¡ Lo mismo ¡!!! Paredes empapeladas con una especie de esparto marrón, sintasol marrón en el suelo, sofá cama de caravana con tapicería en marrones, muebles de caravana… sí de esos que parecen de madera pero lo que son es forrados con papel pintado con el estampado de madera… 

Que soy yo sola pero necesito un mínimo de espacio para vivir… por Dios!!!

Tipo B – La casa de los horrores. 

Si es que se va de un extremo a otro. Éstos son pisos que suelen estar en un tercero o cuarto sin ascensor, que ya las escaleras de la portería son para morirse de miedo. Yo me imaginaba volviendo de noche con gafas de visión nocturna y cruzándome con mis vecinos zombies…

Y cuando entras… son enormes… tres habitaciones, grandes baños, cocinas independientes… Pero miras a las paredes y claro, es que no se han molestado ni en pintar, está todo desconchado y agujereado, bueno va, en algunas han pintado y todo.

Pero miras al suelo… y Diosss, qué baldosas de gres… qué diseños florales, con qué gusto y finura combinan los colores entre sí y entre las demás dependencias ¡son cada una de una madre!!

Y cuando se juntas las baldosas del suelo con las de la pared como en baños y cocinas, vamos, el acabose!

La  casa que más miedo me dio estaba en Sant Andreu. Delante de un convento. La finca debía tener por lo menos 80 años y era un primer piso. Subías por una escalera de mármol desgastada y estrecha. Al final de la escalera, justo en el último peldaño estaba la puerta, ahí, de sopetón. Con la mirilla de rejilla como en casa de mi abuela. 

Al entrar estaba todo destrozado, las paredes de colores con los cables de la luz colgando, interruptores y baldosas del suelo rotos, telarañas y para qué abrí la tapa de los fogones de la cocina! Vamos que ni una legión de mister propers hubiera podido arrancar la grasa acumulada por los años en esos fogones…

Pero lo mejor de todo fue cuando Javier, el comercial, al menos era muy majete y estuvimos haciendo bromas todo el tiempo, me dijo: “Por cierto, esta puerta no se puede tocar”.

Yo no había visto la dichosa puerta. Estaba en un pasillo y era como una ventana grande en medio de la pared y daba a las escaleras de fuera, yo creía que era una ventana al “rellano” pero no. Va y me dice:

“Esta puerta va a las buhardillas del edificio, pero por seguridad está terminantemente prohibido subir”.

Ahí es cuando decidí que no quería perder más el tiempo en la casa del terror.

Vamos a ver, si no se puede subir ¿por qué es? Pues por que la finca es tan vieja que temen que se desplome el suelo que debe ser de madera y debe estar podrido, o eso, o esconden los cadáveres de la anterior inquilina que era una bruja psicokiller asesina de niños.

Tipo C – Oficinas convertidas en vivienda.

Ésta se está poniendo de moda. Propietarios que tienen locales comerciales y se les están yendo los arrendatarios por que cierran las empresas, se hartan de perder dinero esperando a que otra empresa alquile el local y lo habilitan como vivienda. Hacen unas reformas, pasan de la cédula de habitabilidad y te lo dejan a precio de local.

Total que tienes un verdadero loft de 60 o 70 m2 con lavabo y cocina recién hechos al mismo precio que un zulo pero a lo grande.

Lo malo: no te puedes empadronar allí y parece ser que los mínimos de agua y luz son un pelín más caros. Pero eso ¿qué más da?

Y ahí entro yo. Al final me voy a vivir a una oficina pero oye, ¡a mis anchas!

Felicitas

hapinessDice la Real Academia Española:

FELICIDAD
(Del lat. felicĭtas, -ātis).
1. f. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.
2. f. Satisfacción, gusto, contento.
3. f. Suerte feliz. Viajar con felicidad

Y a menudo la felicidad no viene dada por la posesión si no por el recibimiento inesperado de un bien no material. Tú me haces bien.

La satisfacción de que estés a mi lado, el gusto de conocerte 😛 y el contento de verte cuando llegas. Tú alegras mis días.

Suerte feliz fue el haberte reencontrado después de tanto tiempo.

Acto de presencia

Hace ocho años, me hicieron el regalo de cumpleaños más precioso que se pueda recibir. Un regalo intangible y sin valor económico. El regalo de la amistad vertida en palabras.
Él ha sido, desde que lo conozco, uno de los grandes apoyos que siempre he tenido.
Te quiero, compañero.

ACTO DE PRESENCIA por Phil Manzaneque
A: Anna Esteban

Emerges de la noche, dejando la noche huérfana,
dejando la noche triste, amparada en sus estrellas.
Cabizbaja y taciturna. sauce negro de niebla,
refulge, gime y derrama, fuente infinita de ausencias,
su larga cabellera de oquedades,
sobre el liso contorno gris de las piedras
Emerges de la noche, que se conmueve y se quiebra
Serpentea un fugaz murmullo interminable de hojas secas.
bajo el bordado insomne de plataneros y palmeras.
la oscuridad se acurruca, en un ladito de la puerta
que se te rinde dócilmente bajo tus manos abiertas
Emerges de la noche, muérdago y madreselva.
Una tarantela de azucenas tiembla en tus labios,
y tiembla en tus ojos, una mirada inquieta.
Recoges las miradas para hacerte una diadema,
Para poder coronarte reina de las cosas.
Reina de las cosas pequeñas. Proclamas solemnemente
el color azul, el blanco, el rojo, el añil, el magenta,
nombras Caballeros a los pinceles y los lápices.
Y cónsules honorarios a las libretas.
Coronas el beso que madura como trigo en las mejillas,
Reblandece el corazón y calma el ansia del alma desnutrida.
abres las jaulas de tinta que encierran las palabras,
que se sumergen transparentes en el aire infinito
ordenas la música cisne de alas abiertas,
Del óbolo la imaginación haces un emblema
Que reluce sobre tu escudo rodeado de estrellas.
Y un oleaje de olas y de sonrisas abiertas en abanico
Danza, salta y se abre paso hasta tocar tu cabeza
Entonces sé del cierto (ninguna duda me queda)
Que la noche se a quedado sola esperando fuera
Ofuscada en su misterio, envuelta en su manto negro de niebla,
Aguarda vencida a que te vayas, dejando la puerta abierta.

¡Carol Ann! ¡Ve hacia la luz!

No es estoy muy bien estos días, estoy de capa caída. De bajón… Hoy día luna, día pena…

Ha pasado el Agosto, me he pegado una de las mejores vacaciones de mi vida y ahora vuelta a la normalidad…
Normalidad relativa.
Vuelta al trabajo, vuelta a este pueblo de extraños. Granollers no té glamour.
Me encuentro sola en una mini ciudad a la que no me acostumbro aunque viva en ella desde hace ocho años.
La gente a la que más quiero está a 30 kilómetros en la ciudad perfecta… Barcelona.
Y eso que personalmente, me están haciendo muy feliz. Y eso ahoga mis penas parte del tiempo pero necesito un cambio de aires.
Yo no estoy hecha para una ciudad fantasma como ésta.

Ahora que tengo todo el tiempo del mundo no sé qué hacer con él.
Aquí tengo pocos amigos y cada uno tiene su vida. Hasta Yannou ha vuelto a Barcelona asqueado de este pueblo.
Sueño con volver a Barcelona. Todo el mundo lo sabe. No he dejado de decirlo en ocho años. Pero ahora el sentimiento es más intenso.
Quizá sea el bajón. Granollers está todo en obras, paso por un momento profesional más bien desesperante y sólo el trabajo me ata aquí.
Bueno… el trabajo y el contrato de un año de alquiler… Aunque, bien mirado, no hay nada que no tenga solución. Lo mío son las rupturas 😛

Espero que cuando se reanuden las clases me sienta mejor pero las clases son sólo un día a la semana.
He vuelto a mirar lo del Taichí pero… de momento no habrá clases, falta gente. Llevo seis meses así.
He vuelto a mirar el curso superior de Comercio Internacional (llevo seis años detrás de ese curso… desde que estoy en la empresa), este año tampoco lo harán, no hay gente suficiente.
En el Casino iban a hacer cursos intensivos de Danza Oriental. Se cancelaron por que yo era la única apuntada…
¿Cómo voy a ser capaz de osar querer aprender a hacer malabares? Si aquí no conocen ni la palabra!
Y la culpa no la tienen las entidades. Qué más quisieran ellas tener gente y hacer muchas cosas.

¿Estoy en un pueblo fantasma? No. Estoy en un pueblo de rancios.

Soy una persona social, me gusta estar con gente. Me gusta estar con la familia, pasar la tarde o unas horas de la noche en la terraza de un bar hablando con los amigos, las reuniones espontáneas, las llamadas “hola ¿qué haces? Vamos a tomar un café”.
Esto último lo echo especialmente de menos. Aquí hay que solicitar audiencias con dos semanas de antelación para tomar un cortado para que luego te lo anulen en el último momento.

Echo de menos salir por la noche por Pueblonuevo y las subidas a Montjuïc los domingos por la mañana o las tardes de verano.
Ir a una buena obra de teatro y pasear por la catedral en lluviosas tardes de invierno oyendo el sonido de la flauta de un músico callejero.

Hacer cosas, aprender, redescubrir el mundo que me rodea. Conocer gente nueva constantemente.

Tengo que volver a Barcelona. El otro día con mi hermana hablábamos de todo lo que podremos hacer cuando vuelva.
Lo primero ir las tres hermanas juntas al gimnasio. Ester y Chucky ya lo hacen ahora y me decía que el otro día hablaban de lo mucho que me gustaría ir con ellas.
También mirábamos los cursos de la Casa Elizalde. Había tantos interesantes que se me cayó la mandíbula al suelo.
Cursos de acercamiento a otras culturas, de historia del arte, de psicología, fotografía, talleres de escritura, de guiones de cine, de cortometrajes, gospel, teatro, danza oriental, danza africana, talleres de origami, ikebana, caligrafía con tinta china, costura de supervivencia, automaquillaje, restauración de muebles, interiorismo… ¡hasta hay un curso para aprender a ir en bici!

Bueno, bueno, y los cursos de la Farinera del Clot ya son la bomba ¡que tienen un taller de strip-tease! Ahora que vuelvo a tomarme el régimen en serio puedo probar el acercarme un poco más a Dita Von Teese.

Pero ¿qué hago perdiendo el tiempo aquí?
Encerrarme en mi Bolsón Cerrado. Consumiéndome, mordiéndome las uñas y dándole vueltas a la cabeza.
Obsesionándome con pequeñas cosas y convirtiéndome en el Gollum.

Ahora que tengo todo el tiempo del mundo, que nadie me espera en casa, que fui valiente para romper las cadenas que me ataban, me estoy atando yo misma a una soledad autodestructiva que me destruye a mí y a todo lo que me rodea.

Llego a casa y ésta se hace eco de mi estado de ánimo, está oscura y silenciosa. Bajo las persianas para poder dejar abierto y que se airee la casa pero llego y si estoy sola no las vuelvo a subir, no dejo que la luz entre en mí. Y sin darme cuenta, me voy convirtiendo en un personaje lorquiano atormentado. ¿Pero qué me pasa?
¡¡ Que no hace ni dos semanas que se acabaron las vacaciones!!

Por suerte, mi hedonismo no me permite entregarme al dolor y al sufrimiento. No me gusta el dolor. He de tener una meta ¡ya!

Tengo un objetivo. Voy a buscar el piso perfecto. Sin prisa pero sin pausa y acabar el año en Barna.
¡Ahora ya tengo experiencia! Ayudando a Phil con el suyo y luego con el mío!
Sé lo que quiero, dónde lo quiero, cómo lo quiero y lo más importante, la certeza de hasta dónde puedo llegar para poder pagarlo.

La semana pasada tuve que huir de Gra por que la Fiesta Mayor no me dejaba dormir. Mi amiguete más querido se apiadó de mí y me cobijó en su casa unos días.
Puede comprobar que no es para tanto el desplazarse a Gra para ir a trabajar y luego volver. También es verdad que era Agosto y no había tráfico pero aún así no le veo el problema. Es sólo media hora. De hecho, llevo cuatro meses bajando a Barcelona cada dos por tres.
Y en invierno será un palo por el frío y cuando llueva también. Pero valdrá la pena sólo por volver.

Vuelvo a ver la luz.

Paletos sureños…

En los últimos días estoy descubriendo un grupo de bluegrass, los Hayseed Dixie, Jackyuss me lo puso un día y flipé.

De hecho, yo no sabía que ya los conocía hasta hace un par de días que rebuscando y rebuscando encontré su canción “Fat bottomed girls” (anda que el título se las trae… “chicas de culo gordo”… haceos una idea del grupo…).

Pues mira por dónde esta canción la bailamos en country… Pero eso es otra historia. ¿Qué quienes son los Hayseed Dixie?

Ahí va una pequeña muestra.

¿Os ha sonado la canción?

Ellos dicen que son “hillibilly rockers”, pero el hecho es que son un grupo muy cachondo que hace versiones de bluegrass de grupos como AC/DC, Metallica o Aerosmith, entre otros.

Cuenta la leyenda que “en el valle de Deer Lick Holler, en el corazón de las montañas Apalaches, aparecen Hayseed Dixie, un grupo de músicos que crecieron incomunicados en su pueblo tocando bluegrass tradicional tal como habían hecho sus antepasados. Pero todo cambió el día que un forastero tuvo un accidente de automóvil al chocar con un árbol cerca del lugar donde vivían los chicos. Desgraciadamente el hombre no sobrevivió al impacto. Cuando fueron a socorrerlo se encontraron además del cadáver con un puñado de vinilos de un grupo desconocido para ellos, la banda era AC/DC. Fue entonces cuando tuvieron una revelación y supieron que tenían que grabar un disco con esas canciones, pero interpretadas al estilo bluegrass. Así es como nació A Hillbilly Tribute to AC/DC” Wikipedia.

Su nombre también tiene historia. Originariamente se iban a llamar AC/Dixie por su similitud fonética con la pronunciación en inglés de AC/DC (eisidisí) y el juego de palabras con Dixie como se llaman al grupo de estado del sur de Estados Unidos. Total que por no sabemos por qué razón se quedaron con Hayseed Dixie. Hayseed significa literalmente “semilla de heno” pero es también la palabra en argot para “paleto”, como yonkel o redneck. Así que nos encontramos con los “paletos sureños”.

Y esto me hace pensar en una corriente de hace un años en España llamado “agropop” con los “No me pises que llevo chanclas” o “Tractor amarillo” como máximos representantes.

Pero la verdad es que pones a los unos al lado de los otros y Hayseed Dixie les dan mil vueltas a los españoles.

 Tras la apariencia de pueblerino profundo de los campos de algodón de los Hayseed Dixie, hay un grupo que merece ser tenido en cuenta.

Sus versiones, al margen de que nos guste el rock duro y/o el bluegrass (a mí personalmente me gustan las dos cosas y por eso me flipa el grupo) son covers muy bien hechas y cuidadas.

Y la puesta en escena es brutal. Desgraciadamente, sólo los he podido ver en vídeo (bendito YouTube) pero menos da una piedra…